Sunday, November 14, 2004

primera vez

Luego del matrimonio eclesiástico celebrado un sábado por la noche, inmediatamente al día siguiente tuve que viajar a Quito por tierra con mi flamante nueva esposa. El dato era que el lunes tenía mi primera entrevista de trabajo. Como verán, cuando me casé solo era un flaco y simple estudiante politécnico sin ninguna experiencia en trabajo de oficina, y lo del cuartel no contaba. De hecho justo luego de salir del ejército, mi tía me consiguió una entrevista para ser empleado de seguridad del Hotel Colon de Quito, por suerte no se concretó, quien sabe como hubiera cambiado mi vida.

Bueno, entonces el lunes, muy tempranito mi vieja me planchó camisa y terno, el ventiunico traje que tenía, corbata que me prestó el viejo, y listo, la entrevista era a las 10:00 en Diners Club. Estaba lleno de nervios, y para variar, me hicieron esperar más de 40 minutos? sentado comiendo ansias en esa sala de espera. Típico que estas ahí esperando y la gente pasa y te queda mirando y murmuran preguntándose a que puesto estarás aplicando y si te contrataran o no?

Durante la espera fui al baño dos veces, la una para hacer numero uno, pero la otra para secarme un poco el sudor, la camisa ya estaba marcada, a ese punto a estaba cagado de los nervios y ansiedad. Realmente esto de las entrevistas de trabajo siempre me pone tenso, hasta ahora.

Finalmente me llamaron, y pase a otra área donde habían varios curules y una oficina cerrada con vidrio, ahí estaba una mujer, elegante, en sus 45 años, cabello corto, delgada, y cuando saludos su acento bogotano fui evidente. Me senté, empezamos a conversar, ella leía mi CV, que era no mas que dos paginas con los estudios y el servicio militar y una pasantia de tres meses que hice durante las vacaciones antes de entrar a sexto curso en un banco en Guayaquil.

Muy novato yo en eso de técnicas de entrevistas de personal, muy franco por ende? conversamos un buen rato. Hasta que la pregunta decisiva llego, ella me dijo ?por que crees que debo darte a ti este trabajo y no a alguno de los otros candidatos?? sinceramente no lo pensé mucho, y de una me salió una de las respuestas mas transparente de mi edad adulta? ?por que me acabo de casar el fin de semana pasado, y mi esposa está embarazada, y necesito trabajar, y no se arrepentirá si Ud. me escoge a mi?.

Listo!, empecé el lunes siguiente, mi primera Jefa, colombiana, de cuarenta y tantos, soltera, inteligente, educada, mujer de mundo, me enseñó mucho, realmente me forjó en el lado profesional, siempre la recuerdo con gratitud. En esa empresa estuve un año y medio, y luego me lancé a buscar un empleo más técnico que encontré con cierta facilidad en Quito mismo. Nunca más la vi, ella renunció y volvió a Colombia y luego de varios años supe que estaba de vuelta en Diners en Quito, pero ya no hubo chance de vernos. Recuerdan su primer sello en el primer carnet del IESS, o su primer rol de pagos, o su primer coraje al ver cuanto nos descontaban por impuesto a la renta? tiempos idos no volvidos!!
|
Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com