Sunday, October 17, 2004

Faltaban reclutas

Había que salir a la ciudad en son de BATIDA para encuartelar a unos pocos giles mas. Salimos un grupo de diez en un camión, yo estaba a cargo. Teníamos que regresar con 10 cristianos o más, era de noche. El sitio clave para hacer la batida era el cine porno de la ciudad. En Loja creo que había uno solo. Para allá fuimos.

El elemento sorpresa era clave, parqueamos el camión, entramos en silencio, tremenda película estaban pasando, aunque no lo crean recuerdo unos cuadros de la película muy claramente. Nos repartimos por el salón y prendimos las linternas, y con grito a viva voz diciendo ?REMISOS SALIR DEL CINE? se armo el cojeculo. Algunos quisieron salir corriendo pero no pudieron escapar, la salida la teníamos custodiada, no estaba lleno el teatro, creo que alineamos a 20 personas afuera, y empezamos a pedirles identificación. Algunos era inhábiles realmente, pero si conseguimos mas de 10 remisos de entre 18 y 20 años de edad. Todo iba bien, hasta que a este pelado pendejo se le ocurrió saltar del camión y salir corriendo. Al mismo tiempo, otro se animó e hizo lo mismo.

Yo solo vi al primero, y empecé a seguirlo. Buen estado físico tenia en esa época, así que lo correteé por mas de 20 cuadras, el pelado este corría también como choro, recuerdo que desenfunde mi browing 9 mm, la cual no estaba cargada, nunca la tenia cargada, y andaba soplado con la pistola en mano gritándole a este pana que se detenga.

Finalmente el tipo se metió en un zaguán, era una casa vieja, el corredor era oscuro pero se podía ver el color verde agua chillón con el que habían pintada las paredes, yo seguí, pase varias puertas y vi que el estaba subiendo las escaleras, yo subí también, y ahí lo vi golpeando la puerta desesperado con si la misma muerte lo estuviera persiguiendo. A ese punto yo estaba realmente cabreado con este muchacho (yo tenia 17 años, el probablemente era mayor que yo), y al verlo en la puerta pensé? ?listo, aquí pagó?, justo cuando llegue a el, la puerta se abrió y me saltó una señora encima, gritando, entrando en estado de histeria, se interpuso justo entre nosotros dos. Tan pendejo yo no me di cuenta que tenía la 9 mm en la mano? recuerdo la cara de la madre, asustada, dispuesta a hacer lo que sea por su hijo, agarro mi brazo firmemente y me pidió que por favor no me lleve a si hijo, que el estaba estudiando, que es buen hijo, etc., .etc? ya su voz sonada un poco mas calmada, el muchacho estaba ahí, mudo, estático, inmóvil. No se si la palabra es reflexión, o simplemente me di cuenta que la estupidez que estaba cometiendo? me ablandé, me rendí, los dejé tranquilos, la señora me dio las gracias y cerró la puerta. Tomé aire, pensé un rato en lo que había pasado y deje el sitio con calma.

A los otros patos los llevamos al cuartel, los pelamos a mate, y al día siguiente los confirmamos, uno se pudo ir por que era sobrino de un coronel de no se donde. Los demás se quedaron el año completo. No eran mis admiradores por supuesto, es mas, había uno que si hubierta tenido, me hubiera pegado un tiro en ceja, oreja y sien?

|
Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com