Thursday, July 08, 2004

q cagada

Debería ser tan claramente identificable el amor, cierto?, eso narran los poetas en sus escritos y los músicos en sus baladas. O por el contrario, puede ser tan fácilmente confundido con comodidad, costumbre, hábito o más bien resignación. Será que solamente cuanto lo pierdes del todo, frase trillada, te das cuenta de que lo realmente significaba?. De pronto eso hace falta, tomar rumbos distintos, y luego de algún tiempo, confirmar si realmente me extrañas, o si quizás el olvidarme es cuestión de días, de pronto solo horas.

Lo mismo me puede pasar a mí. Pienso, analizo, escarbo recuerdos que de alguna manera me alimenten y me den ganas de seguir contigo, pero la mente me traiciona y extrae del baúl solo malos vestigios de una relación nació con fallas. Y esas fallas nunca las subsanamos. No estuvimos preparados, yo menos tú y por el contrario, agregamos mas problemas, mas caos, mas tormentas, que con el tiempo mermaron el amor que originalmente existió. Por que estoy seguro que existió, aunque ya no lo recuerdo.

Además, ahora tenemos gustos y sabores tan distintos, mis extremismos no cuajan con tu cotidianeidad, asumo que esas diferencias siempre estuvieron ahí, pero con la edad y la monotonía, se transformaron en verdaderas barreras, macizas, encumbradas, infranqueables, que nos fueron separando paulatinamente.

Ya no soy él de antes, ya no puedo aventurarme allá afuera en búsqueda de nuevo abrigo, de nueva paz, de nuevo romance, me siento inútil para eso, ya no sabría que buscar, no podría dejar de compararte. Entonces que me queda, una seudo libertad que no disfruto, pues el disfrutar sigue estando conectado a ti, a tu olor, a tu cabello, a tu voz; mal o bien, tantos años juntos si han forjado un enlace entre nosotros demasiado intenso, pero ese enlace no creo que sea amor. Pasión quizás, no se, también lo dudo.

Que hacer entonces, dejar pasar el tiempo, supuesto remedio de las penas. Ni de eso estoy seguro, por que los días se van y no se acostumbro. Te deseo más que nunca, pero atranco la puerta, me muerdo los dedos, no puede ser, no puede pasar, por que sería otra mentira, un desahogo vacío, inútil, que nos engañaría y nos encaminaría nuevamente a la ruta del costumbrismo.

El único culpable soy yo, lo se y lo he admitido delante de todos. Pero no tengo el poder necesario para borrar de tu mente mis traiciones ni mis mentiras. Y ese constante bombardeo de reproches que estalla dentro ti cada cierto tiempo, es intolerable, no es sano, ni para ti, ni para mí.

Que cagada!.
|
Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com